Las mejores técnicas de liposucción y lipoescultura para acabar con esa molesta grasa

Por más abdominales y ejercicio que haces, no logras acabar con esa grasa que tienes en el abdomen. Es uno de los grande enemigos de la imagen física, pero acabar con la grasa puede ser muy sencillo si recurres a profesionales, si pasas por una liposucción o una lipoescultura.

Este terreno de la cirugía estética ha avanzado enormemente en los últimos años. De hecho, ya hay soluciones mínimamente invasivas que muestran sus buenos resultados desde prácticamente el primer momento. ¿Quieres ver cuáles son las principales opciones disponibles para quienes buscan una liposucción? Te las enseñamos

Principales técnicas de liposucción

Existen muchas técnicas para acabar con la grasa localizada en nuestro cuerpo. Los cirujanos expertos cuentan cada vez con más herramientas para conseguir su objetivo y para hacer que podamos disfrutar de cuerpos perfectamente moldeados, sin restos de grasa.

¿Y cuáles son las principales técnicas de liposucción y lipoescultura que hay disponibles? Vamos a ver aquí las mejores de ambos casos, aunque cabe recordar que, en realidad, ambas cosas significan casi lo mismo. La principal diferencia es que la lipoescultura elimina grasa y moldea el cuerpo, mientras que la liposucción se limita a eliminar grasa.

Liposucción tradicional

Esta es la técnica más habitual y conocida de liposucción. Los cirujanos que la realizan se encargan de retirar los depósitos de grasa con ayuda de varias herramientas, aunque el proceso es largo y bastante tedioso. De hecho, es el más dañino para los tejidos por todo el esfuerzo al que se someten.

Además, no trata la flacidez, por lo que no se recomienda en caso de haberla, ya que puede empeorarla.

Lipoescultura de Alta definición

La lipoescultura alta definición es la mejor opción que hay ahora mismo. También conocida como Liposucción HD, consiste en llevar a cabo una remodelación eliminando grasa y tratando la flacidez de forma selectiva.

Su funcionamiento parte del uso de una solución salina que duerme la zona y contrae los vasos sanguíneos. De este modo, se reduce la aparición de hematomas y molestias. Tras ello, se rompen las células grasas y se diluyen para poder ser aspiradas y eliminadas.

Una vez termina este proceso, se consigue una mayor definición de la zona tratada y unos contornos mejorados. Logra eliminar incluso la grasa más complicada, esa que no se puede eliminar ni con ejercicio, ni dieta, ni con otros métodos.

Liposucción Láser

La liposucción láser se pensó sobre todo para acabar con el problema de la flacidez al eliminar la grasa. Como su nombre indica, la herramienta central en este método es el láser que se encarga de disolver la grasa, causando una quemadura interna que hace que el tejido se contraiga. Algo indispensable para que la piel se tense.

Su único inconveniente es la cicatrización interna, que puede resultar agresiva y provocar adherencias. De hecho, es la técnica que tiene más riesgos de quemadura y retracción no deseada. Es la solución más agresiva que hay actualmente.

Liposucción por ultrasonidos

De la más agresiva, a una de las más recomendadas. La liposucción asistida con ultrasonido puede tener un proceso de intervención largo, ya que necesita trabajar primero los tejidos con ultrasonidos para romper la grasa y, después, extraer y moldear. Sin embargo, también es de los mejores métodos.

La grasa se retira fácilmente tras aplicarle los ultrasonidos, la piel se adapta mejor al no ser sometida a altas temperaturas ni agentes dañinos y el moldeado se facilita. Para personas que pasan por este proceso por primera vez, es una de las mejores opciones.

Liposucción por agua

El agua también puede servir para acabar con la grasa, de ahí que exista la liposucción asistida por agua. Esta técnica se usa sobre todo en personas que sufren lipedema por su carácter mínimamente invasivo.

Consiste en usar agua a presión para romper los glóbulos de grasa y extraerlas. A su vez, este agua causa un impacto suave sobre los tejidos, por lo que la cicatrización interna es mucho menor. Ahora bien, la piel se adapta peor, por lo que no es muy recomendable si se busca un buen moldeado del cuerpo.

Liposucción por microaire

La liposucción asistida por microaire es una evolución de la solución tradicional. La diferencia principal radica en el uso de una pieza motorizada que realiza un movimiento oscilatorio. Gracias a este, es más fácil extraer la grasa y se consigue una precisión muy elevada al tratar cada zona.

El resultado es una zona perfectamente uniforme y unos tejidos con muy pocos traumatismos. Es una de las soluciones más recomendables y con mejores resultados que hay ahora mismo.

Como has podido comprobar, los términos liposucción y lipoescultura se usan de forma idéntica, ya que se ha normalizado su uso casi como la misma palabra. Los métodos son muy variados y, gracias a la tecnología, no dejan de avanzar y mejorar. ¿Qué técnica usarías tú?

5 / 5 (2 votos)

No hay votos hasta ahora. ¡Sé el primero!

Comparte el artículo

Artículos de moda que quizás te gusten

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies