Ayuno intermitente: cómo se hace y beneficios

En los últimos tiempos está disfrutando de mucha notoriedad el ayuno intermitente, una práctica alimenticia con múltiples beneficios, sobre todo, en lo que a cuestiones estomacales e intestinales se refiere. Y aunque la evidencia científica corrobora su seguridad y las bondades que supone para nuestra salud, es importante a atender a varias cuestiones, sobre todo, si no estamos acostumbrados a realizar ayunos prolongados. Pero, ¿qué es exactamente el ayuno intermitente?

¿Qué es el ayuno intermitente?

Es una práctica alimenticia consistente en separar la última comida del día y la primera comida del día siguiente en, al menos, 12 horas. Es decir, se trata de alternar periodos de alimentación con otros de ayuno. Por tanto, más que enfocarse en qué comer, el ayuno intermitente pone el acento en cuándo comer.

Como decimos, esta práctica evita la ingesta de alimentos en, al menos, 12 horas, pero hay variables para prolongar el ayuno hasta las 16h o incluso 18 horas. En estos dos casos, la práctica está recomendada para personas con cierto bagaje ya en esta forma de vivir nuestra alimentación.
Como decimos, el ayuno intermitente puede llegar a ser peligroso para quienes no están acostumbrados a realizarlo, por lo que, en cualquier caso, siempre que se opte por seguir esta práctica será importante consultar a algún especialista con anterioridad para evitar cualquier problemática.

Aunque en un principio puede parecer una locura, un ayuno intermitente de 12 horas no es más que cenar pronto y prolongar un poco la hora del desayuno. Por ejemplo, si cenamos a las 21h, podríamos estar desayunando a las 9h del día siguiente.

¿Qué se puede consumir durante el ayuno intermitente?

Aunque no se pueden ingerir alimentos, sí que se pueden consumir ciertos tipos de bebidas durante el ayuno. Todo ello, va enfocado, evidentemente, a no deshidratarnos. En concreto, nos referimos al agua, los tés e infusiones y el café. Es importante, sobre todo en los dos últimos casos, no incorporar ningún elemento extra a la bebida, como leche o azúcar, puesto que ya estarían rompiendo nuestro ayuno.

Beneficios del ayuno intermitente

Como comentábamos, la evidencia científica ha confirmado los múltiples beneficios del ayuno intermitente, que ofrece bondades para el cuerpo a muchos niveles:

  • Reducción del estrés oxidativo y la inflamación
  • Mejora en la sensibilidad a la insulina
  • Pérdida de peso
  • Cambios en el metabolismo basal
  • Prioridad en la reparación y reciclaje de las células dañadas
  • Mejora de la salud cardiovascular, cerebral e intestinal
  • Desintoxicación y limpieza del sistema digestivo

Con todo, los nutricionistas y especialistas en la materia coinciden en acordar que la inclusión del ayuno intermitente en nuestro día a día requiere de un control estricto por parte de profesionales de la materia, debiendo seguir las siguientes pautas:

  • Ingerir una cantidad adecuada de calorías después del ayuno prolongado
  • Consumir agua u otros líquidos recomendados durante el ayuno para mantener hidratado el cuerpo
  • Combinar el ayuno intermitente con una alimentación sana y equilibrada y un estilo de vida activo
  • Realizar un desayuno rico en proteínas para ofrecer al cuerpo la energía necesaria tras el periodo de ayuno

0 / 5 (0 votos)

No hay votos hasta ahora. ¡Sé el primero!

Comparte el artículo

Artículos de moda que quizás te gusten

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies